10 mejores lugares para visitar en Omán

En el borde de la Península Arábiga, encontrará el Sultanato de Omán. A menudo ignorado por los viajeros, Omán es un destino exótico lleno de increíbles atracciones y ciudades. La capital de Mascate es, con mucho, el destino más popular, pero solo contiene una pequeña parte de lo que hace grande a Omán. Si te emocionan los paisajes desérticos, las increíbles cadenas montañosas, las fortalezas históricas y las cálidas playas durante todo el año, haz de Omán el próximo destino en tu lista de viajes. Un resumen de los mejores lugares para visitar en Omán:

10. Misfat al Abryeen donde quedarse

Si bien las ciudades más grandes en Omán pueden parecer muy contemporáneas, las aldeas más pequeñas como Misfat al Abryeen ayudan a capturar un ambiente más tradicional. Este pueblo de montaña está formado por edificios de piedra en tonos naranja y marrón, y puede parecerse más a un pueblo de montaña italiano que a algo que se puede esperar encontrar en la Península Arábiga. Misfat al Abryeen, sin embargo, es un hermoso ejemplo de la vida de montaña en Omán. Un camino empinado conduce a la montaña y se puede caminar entre los edificios para admirar los plataneros y la exuberante vegetación. Hay una antigua torre de vigilancia sobre el pueblo que puedes subir para ver Misfat al Abryeen, así como los campos y represas de los alrededores que están llenos de agua.

9. Isla de Masirah donde quedarse

Justo frente a la costa de Omán se encuentra la isla de Masirah, un destino único para viajeros en busca de sol, playas, vida salvaje e historia. La isla de Masirah es el hogar de una base aérea de Omán, pero las ciudades son relativamente pequeñas. Eso significa pocas multitudes y muchos lugares apartados para explorar. Los ferries regulares están disponibles para llevarlo hacia y desde el continente. En la isla de Masirah, los pasatiempos principales incluyen nadar, observar la abundancia de naufragios cerca de la costa y observar a las más de 30, 000 tortugas que aparecen anualmente en la temporada de incubación.

8. Bahla donde quedarse

Otro destino increíble en Omán es la ciudad de Bahla, ubicada en el norte de Omán. Bahla es una especie de oasis en el desierto, y ha sido un punto de parada para los viajeros durante siglos. Bahla está a solo 40 km (25 millas) de Nizwa, y también cuenta con una fortaleza espectacular e histórica. El fuerte Bahla se remonta al siglo 13, cuando estaba ampliamente bajo el control de la tribu Banu Nebhan. Además de explorar el fuerte de Bahla, puede ver las murallas de la ciudad, que están hechas de adobe y se extienden por casi siete millas de longitud. Si usted está en el mercado de los recuerdos, Bahla es ampliamente conocido por su impresionante selección de cerámica local.

7. Salalah donde quedarse

En el sur de Omán se encuentra Salalah, un destino a veces conocido como la segunda ciudad de Mascate. Salalah es particularmente importante hoy en día porque es el hogar ancestral del sultán Qaboos, el sultán reinante en Omán desde 1970. En una visita a Salalah, puede admirar el increíble Palacio de Qaboos, y puede apreciar la arquitectura más antigua en la Ciudad Vieja, conocida como la haffa. Paso aún más atrás en el tiempo visitando el sitio arqueológico de Al Baleed. Salalah es conocido por su comercio de incienso, así que asegúrate de comprarlo como un recuerdo del zoco en Haffa. De junio a agosto, las nubes monzónicas de la India traen una lluvia constante al área y, como resultado, la región costera alrededor de Salalah se transforma en un oasis verde con cascadas y arroyos estacionales.

6. Jebel Akhdar

Jebel Akhdar se puede traducir a Green Mountain, y es parte de las montañas Al Hajar. No esperes una cima de montaña tradicional, y no dejes que el nombre inapropiado te engañe. La región de Jebel Akhdar es principalmente de piedra caliza y contiene el punto más alto de todo el país de Omán. Si bien no está cubierta por bosques exuberantes, la elevación permite temperaturas más frías y más crecimiento agrícola que en el desierto que se encuentra debajo. Ahora el área está protegida, y puede caminar a través de hermosas terrazas e incluso ver árboles cargados de frutas. El senderismo puede no parecer una actividad atractiva en los desiertos de Omán, pero es el pasatiempo perfecto en Jebel Akhdar.

5. Ras al Jinz

En el extremo oriental de Omán se encuentra Ras al Jinz, una reserva de tortugas que ayuda a poblar y proteger a las tortugas marinas del Océano Índico. Si visitas durante el verano, o entre los meses de mayo y octubre, puedes ver nidos de tortugas a lo largo de la playa e incluso ver cómo nacen las tortugas bebés y se dirigen hacia el océano. Visitar la reserva de tortugas es posible como una excursión de un día a Mascate, pero la mayoría de los visitantes optan por pasar la noche en el resort y visitar otras atracciones como el Centro de Visitantes y Museo de Tortugas.

4. Fiordos de Musandam

La península de Musandam es la parte más al norte de Omán, y está separada del resto del país por los Emiratos Árabes Unidos. Algunas partes de esta región están muy aisladas y durante mucho tiempo han servido de hogar a los residentes de las aldeas de montaña y las comunidades costeras. Los fiordos de Musandam se extienden hacia el norte y ofrecen vistas espectaculares. Si visita los fiordos de Musandam, los aspectos más destacados pueden incluir excursiones en barco para explorar las costas y los picos que se elevan desde el agua, avistar delfines desde un dhow o el tradicional barco omaní y el buceo en el mar. La población es escasa y la vida silvestre es abundante, por lo que esta región es uno de los mejores lugares para visitar en Omán para los amantes de la naturaleza.

3. Arenas de Wahiba

En el centro de Omán, las dunas del desierto se extienden por kilómetros y crean lo que se llama las arenas de Wahiba. Aquí es donde vive la gente Bedu, y es un destino de viaje popular para aquellos que buscan el verdadero, auténtico y tradicional Omán. Experimenta el estilo de vida nómada en Wahiba Sands al unirte a un tour que te permite montar en la espalda de un camello y acampar en el desierto bajo las estrellas. La ciudad de Ibra es la principal puerta de entrada a las arenas de Wahiba, y aquí es donde comienzan muchas visitas guiadas.

2. Nizwa donde quedarse

En los siglos sexto y séptimo, la ciudad de Nizwa fue la capital de Omán. Hoy en día, la ciudad es más conocida por su increíble fortaleza, que fue construida en el siglo XVII bajo la dirección del sultán Bin Saif Al Ya'ribi. Sin embargo, algunas partes del fuerte se remontan al siglo IX. El punto culminante de la fortaleza de Nizwa es la enorme torre cilíndrica. El fuerte también tiene algunos mecanismos de defensa interesantes, que incluyen trampas de miel y ventanas de formas inusuales para disparar a los enemigos que se aproximan. El fuerte también es un museo que muestra la vida del siglo XVII en Omán. Mientras está en Nizwa, también puede visitar el zoco o mercado al aire libre, así como el inusual mercado de cabras que se celebra dos días a la semana en el centro de la ciudad.

1. Mascate donde alojarse

Si solo visitas un lugar en Omán, es probable que sea Muscat. Esta ciudad es el hogar de fortalezas, palacios, museos y mercados, que ofrece algo para todos. Si bien no puedes visitar el interior del Palacio Real Qasr Al Alam, puedes dirigirte al puerto para ver de cerca la increíble estructura. Guardia de guardia en el palacio son los fuertes gemelos de Al Jalali y Al Mirani, que se han convertido en museos y están abiertos al público. Los viajeros no musulmanes también pueden visitar la impresionante Gran Mezquita del Sultán Qaboos en la mayoría de las mañanas, admirando características como una enorme araña de cristal, paneles de mármol y la segunda alfombra persa más grande del mundo.

Recomendado

10 destinos más increíbles en el sur de China
2019
10 mejores cruceros fluviales alrededor del mundo
2019
7 mejores lugares para alojarse en Tulum
2019